Lunes-Jueves (9:30-13:30 | 17:00-20:30) - Viernes (9:30-14:00)

Mantenga la salud de su boca leyendo nuestro

BLOG

Resultado de imagen de diente agrietado

Algunos problemas dentales tales como un diente golpeado o una corona rota son bastante difíciles de disimular. Y mientras usted puede pensar que un diente agrietado sería difícil que pasara inadvertido, la verdad es que muchas personas tienen dificultad para detectar este problema dental. Para darle una mejor oportunidad en el reconocimiento de una fractura de diente, échele un vistazo a las causas comunes y los síntomas detrás de los dientes agrietados.

¿Qué causa la rotura de un diente?

Varios comportamientos e incidentes pueden conducir a una rotura, también conocida como una fractura, en uno de sus dientes. En algunos casos, simplemente morder un objeto duro o tipo de comida, un caramelo o hielo puede causar el desarrollo de una grieta. Hay hábitos que son a veces relacionados con estrés, incluyendo pulido de dientes o apretar la mandíbula, que también pueden hacer los dientes más susceptibles a sufrir fracturas. En ocasiones, un accidente o un trauma contundente pueden conducir a un diente agrietado.

¿Cuáles son los signos de que su diente está agrietado?

Una grieta en el diente puede ser difícil de detectar porque simplemente estas fracturas a menudo son invisibles para el ojo humano. De hecho, las grietas finas pueden no aparecer incluso en las radiografías. Entonces, ¿cómo puede saber si el diente está fracturado? Dolor localizado qua aparezca cuando muerda el alimento o cuando usted exponga los dientes a temperaturas calientes o frías.

¿Qué medidas debe tomar?

Hay varios tratamientos que el dentista puede utilizar para reparar un diente agrietado, incluyendo las restauraciones por adhesión, colocar una corona o realizar una endodoncia. El tipo de tratamiento que su dentista recomienda dependerá de la ubicación y la gravedad de la fractura del diente, por lo que es mejor coger una cita pronto si usted sospecha que  puede tener una grieta en el diente.

Alimentos que dañan nuestros dientes

«No todos los alimentos o bebidas son igual de beneficiosos para la salud bucodental. Mientras algunos son esenciales y nos aportan los nutrientes necesarios, además de aportar protección; otros hacen todo lo contrario: erosionan el esmalte, dejan más vulnerables los dientes al ataque de las bacterias, hacen que se nos seque más la boca… y un amplio etcétera de efectos nada saludables», aclara el experto.

– Exceso de alcohol: El alcohol provoca que la boca se seque y que segregue menos saliva, lo cual deja a los dientes y encías más vulnerables al ataque de las bacterias. Además, también es un factor de riesgo que aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer bucal.

– Masticar hielo: aunque el hielo esté formado por agua y no tenga aditivos, no hay que masticarlo. Al hacerlo, se cambia bruscamente la temperatura ocasionando que se dilaten los vasos sanguíneos y nervios que conforman la pulpa dental y esto genera mucho dolor. Además, con el paso del tiempo la pulpa se retrae, se calcifica la zona y se puede perder la sensibilidad de la pieza. En los casos más extremos puede producirse la pérdida del diente.

– Cítricos en exceso: Como toda fruta, es esencial para la dieta y muy beneficiosa, pero en lo que se refiere a la salud oral se aconseja evitar el exceso pues si se abusa de frutas que contienen una gran cantidad de ácidos se puede perjudicar el esmalte dental.

– Bebidas isotónicas: Están pensadas para deportistas, que han realizado un ejercicio extremo y deben reponer inmediatamente azúcares y electrolitos, pero su globalización ha hecho que el gran público, incluidos los niños, las consuman. Son perjudiciales si no eres deportista porque llevan una alta cantidad de azúcar y ácidos, que provocan daños al esmalte dental.

– Caramelos duros: el azúcar es el principal enemigo de la salud oral, y por ello los caramelos están en la lista negra. Si además son duros se corre el riesgo que de astillen o rompen alguna pieza dental.

– Alimentos pegajosos: Algunos aperitivos como los frutos secos o la fruta deshidratada pueden no ser saludables en relación con la salud oral, pues el hecho de que sean pegajosos implica que permanezcan en los dientes más tiempo que el resto y cueste más eliminar los restos.

– Snacks crujientes, como las patatas fritas: Su problema radica en que contienen mucho almidón y se queda entre los dientes facilitando el ataque de las bacterias.

– Café y té… con aditivos: En su forma neutra, son dos bebidas saludables y que benefician la salud oral, pero, al añadirle azúcar u otros aditivos, pueden perder esas cualidades y perjudicar la salud de los dientes.

Previous Next

La saliva, es un componente esencial en  nuestras actividades diarias: comer, besar e, incluso, tratar nuestras heridas. Qué tiene de especial la saliva? Y más cuando hablamos de cicatrizar o desinfectar una lesión.

Saliva, mucho más que agua

La saliva es en su 99% agua. Posee una cantidad extraordinaria de componentes. Toda esta combinación convierte a la saliva en un producto multifunción, además de necesario.

La misión que tiene  la saliva, es mantener la boca hidratada y preparada para comer. La digestión empieza con el masticado. Las enzimas comienzan a tratar los productos que ingerimos, deshaciéndolos con la masticación de nuestros dientes. También ayuda a mantener húmeda la cavidad oral e incluso controla el pH y avisa de una posible deshidratación.

Así funcionan sus propiedades curativas

La saliva se caracteriza por tener dos propiedades principales: la primera, antibacteriana y la segunda, cicatrizante. La saliva es un líquido que nos ayuda a protegernos ante las lesiones.

También ayuda en la mineralización de los dientes, controlando el pH, el cual baja debido al ácido provocado por las bacterias, rompiendo el esmalte y atravesando la dentina. Cuando tenemos una herida, la saliva primero ayuda a acabar con el exceso bacteriano y activa las señales de "herida". También mantiene la lesión hidratada y evitando que  "caigan" más microorganismos sobre ella.

 

Sobre el Doctor

El Dr. Dalama desde temprana edad, dado que su padre era también médico estomatólogo, saboreó su vocación por la Odontoestomatología.

Dentaldalama

logoDentaldalama